jueves, 9 de junio de 2016

1951




 Nací fuego en Diciembre.
El hielo de la mañana revoloteaba
dejando una estela de amenazantes agujas de plata.

Era Diciembre.

El invierno de escarcha seca
teñía los verdes de blanco,
las botas negras impuestas
abolían soles y lunas.
Las entrañas del fuego se batía
por renacer después de haber nacido,
el rojo se retorcía violento luchando
contra los negros cielos impuestos.

Era el Diciembre joven y férreo,
se imponía la fría letra de coros
y el silencio de los vencidos.
La tempestad, en sus albores, arrasaba
campos y aldeas y exterminaba
el alba cada día.

Era Diciembre.

Las noches traicionaban al silencio
y la soledad susurraba sueños añejos
de imposibles veranos.
El miedo salía victorioso y adormecía los
sueños prohibidos.
Las ventanas eran altavoces que enmudecían
ante pasos irreconocibles que acechaban la paz
establecida.

Nací fuego en Diciembre, la frialdad
de Abril, arrasó la edad de plata, sumiendo
a la primavera en un invierno largo y árido
que secaba los frutos de los campos,
secos campos, secas vidas, secas ilusiones
interrumpidas.


¡Nací fuego en Diciembre!

domingo, 28 de febrero de 2016

RINCÓN DEL AMOR PROHIBIDO



El amor cuando es prohibido;
se desliza entre noches 
de incertidumbre y deseo,
entre nubes que silencian la luna 
para ocultar los abrazos,
los deseos, los miedos.

¡Qué más da que otro te quiera!

¡Qué importa si yo he querido!

Cuando se retire el día

nos observara el amor, el nuestro,
el que no entiende de moral ni le importa
lo vivido, solo sabe de presente,
de presente y de infinito.

Pasan las horas deprisa, 

como en todas las noches furtivas. 
El alba empujará la luna y el sol
separará nuestros labios,
nosotros volveremos a la distancia, 
al trato amigo, al falso disentimiento.
Nuestros cuerpos aplazaran la cita
y con el día volverá; la duda, las horas largas,
el miedo…el deseo.

jueves, 11 de febrero de 2016

LA VENTANA


Me dejas,  
mis labios ya son tierra seca,
desierto de dunas que crecen
y nos separan.
Sensaciones de viejo invierno,
de frÍo recogimiento, de soledad tardía
y traicionera

No importa por quien o por que,
al final de esta noche me abrazará tu ausencia,
mientras otros amores nacen,
este muere.
Ese continuo nacer y morir que nos marca un destino
que no hemos previsto. El presente, es como ese portazo
que se siente en la espalda cuando una puerta se cierra 
violentamente.
Mi ventana se cubrirá de soledad a las 7 de la tarde,
no estaré esperando que aparezca tu figura
al doblar la esquina,
justo a las 7 de la tarde.
Este destino que comienza sin ti
me visita sin fuerzas.
Te imaginare dudosa, aunque sepa que no lo estas,
necesitaré ese rayo de esperanza, esa imposible
posibilidad de que al despertar, estés a mi lado
con las sabanas abrazándonos y apartándonos 
de lo que nos rodea.

                                              II

Ha pasado un mes sin ella, es domingo 
y como todos los días me levanto pronto; 
desde entonces intento acortar las noches,  
es la forma de liberarme de la maldita soledad y el desanimo.
El mar se cubre de barcos, salen del puerto uno tras otro,
el viento arrastra los veleros hacia la mar alta, 
es una bonita imagen pero no puedo disfrutarla, 
un halo de desesperanza me tiene atado,
estoy atrapado en el desanimo, en la lucha por superarlo. 
Echo en falta su mano en la mía y su sonrisa arropándome.

Algo llamó mi atención en uno de los barcos, 
esa figura de mujer, 
esa forma de mover los brazos cuando habla
¡Es ella!, 
pensé mientras sentía un frio inquieto que me recorría el cuerpo.
No la había vuelto a ver; 
me daba miedo y alegría saber de ella.
Me fijé con más detenimiento, ¿seria mi imaginación,
mis ganas de volver a verla?
la imaginación muchas veces juega con el deseo 
y lo convierte en irrealidad.
Agucé la vista, el barco pasaba más cerca de donde yo estaba,
una mano rodeaba su cintura y ella reía gozosa;
se la notaba feliz, desenfadada, disfrutando el momento;
parecía que en su vida el sol salía con fuerza, mientras que en la mía
el sol de había ido con ella.
Una sensación me asaltó; no sabía si esa imagen mataría mis dudas, 
obligándome a admitir la realidad, o sería una razón más para atormentarme.
Me sentía como si mi vida estuviera en medio de una tormenta, 
un vendaval que me zarandeaba como 
una hoja arrancada de la rama en plena primavera. 
Ahora solo me quedaba luchar por conseguir mi propia estabilidad emocional,
los hechos estaban consumados, 
la había perdido para siempre.


                                               III

No hay nada peor que la duda; 
te cierra toda posibilidad de luchar contra algo. 
Cuando la duda se convierte en certeza, 
una ventana se abre ante ti; ya sabes que puedes quedarte y seguir mirando 
a ver si por la esquina vuelve a aparecer la persona que esperas,
o te decides a cerrarla para siempre.
La cobardía al enfrentarnos a un problema es demoledora;
es como esa bola de nieve que si nadie la para, se hace tan grande 
que corremos el peligro de ser arroyados por ella.
Alguien me dijo una vez: 
“Cuando tengo un problema pienso como sera ese problema dentro de un año”
y la experiencia le había enseñado que una vez transcurrido ese tiempo,
el problema había desaparecido o perdido toda su importancia, 
solo por el paso del tiempo.
Pensaré que ya ha transcurrido ese año. 
Y no cerrare la ventana, seguiré  mirando, por que ahora estoy convencido que cualquier día 
por esa esquina aparecerá una figura que yo estaré esperando.
El amor muere y nace cada día.

martes, 19 de enero de 2016

EL PAÑUELO

Tengo en mi pañuelo 
tus últimas lagrimas,
derramadas entre dudas 
y firmezas; tus ojos brillantes
y humedecidos,
oscurecían mi culpa.

No estaba mi pecho, 
donde se acunaban tus mejillas
para derramarlas, y las guardaste
en mi pañuelo para que yo las tuviera.
Yo era el causante, y ahora soy el guardián
de tus penas derramadas.

No hay nada que me duela tanto, 
como tus lagrimas en mi pañuelo.

miércoles, 6 de enero de 2016

EL REBAÑO





Nos engañan nuestros padres
cuando nos hablan de reyes,
en la escuela nos programan 
las ideas y los sueños;
nos hablan de paraísos, 
de credos biblias y cielos, 
y se inventan el infierno 
para que crezca el silencio.

Sin pararnos a pensar, si es verdad o no

es cierto, crecemos obedeciendo
las ideas que impusieron,
con amenazas y escarnios
su nos salimos de ellos.
No me acostumbro, 
ni quiero,
que desarmen mis ideas, 
que me dejen sin defensas
para que ellos trasformen
ríos vivos, en ríos muertos.

No me quiero acostumbrar
a las huellas de mis pasos,
a los caminos de siempre,
a repetir los lamentos.
A que mis dedos 
se paren 
siempre en el mismo 
cuerpo,
y que mis labios sumisos
besen a quien ya no quiero. 

Reyes, Papas; miserables 

amos de los viejos reinos,
ni soy vasallo ni dueño, 
soy errante en mi libertad 
buscando horizontes nuevos
en los que no haya un hogar
ni nadie que me de fuego.
Que mi equipaje no marque
los viajes de mis sueños,
que mis maletas sean pocas
y ligeras como el viento. 

No quiero ser el cautivo

de lo que siempre impusieron,
que no marquen en mi cuerpo
cadenas, cruces ni velos. 

Que me cansan las palabras 
que mil veces repitieron,
que no las dicen por mi,
que son grabadas a fuego
por quien busca que el rebaño
sea dócil para sus credos.

Mi vida me pertenece, 

no les pertenece a ellos.
Soy libre de beber agua 
de manantiales inciertos.

¡No me quiero acostumbrar 

a doblarme ante estos dueños!

miércoles, 16 de diciembre de 2015

NO DESPIERTES














Son las 4 de la madrugada,
un rodar continuo de coches
me ha despertado,
el mismo que no deja dormir a la noche.

Estas dormida y me pongo a mirarte;
esa paz suave de tu boca,
ese cuerpo de guerra en paz,
esas sabanas que te abrazan,
esas palabras encerradas en tus labios
con los parpados acogiendo tu cálida mirada,
trasforma la noche.

Separo las sabanas para contemplar
en todo su esplendor, tu cuerpo.

No despiertes, déjame contemplarte,
deja que las hojas del reloj caigan lentas,
sin prisa por despertar el alba.

¡No despiertes, déjame contemplarte!

martes, 15 de diciembre de 2015

RELIGIÓN

      
                                                                            gsmspain.com

Una moral impartida, gobierna nuestras dudas
y nuestros miedos.
Las sotanas pederastas campan a sus anchas
en el reino de sus cielos, los burdeles se abren
a escondidas y sus reprimidas vidas renacen
de placer y anonimato.

El incienso de sus iglesias va tapando lentamente
los crímenes cometidos, y los sicarios de Dios
amenazan a los infieles con el fuego mortal
por los pecados.

El oro cubre sus arcas repletas de robos y miserias,
y el pueblo inculto alaba sus desmanes,
dando alas al holocausto de cultura que les programan.
Las religiones son creadas por el hombre 
para que el temor a lo desconocido sea su cadena, 
la sombra que nos oculta lo que hay al otro lado.